Madeleines de Vainilla

Me encantan las Madeleines  o Magdalenas de todos los sabores… en Chokolat vendemos unas de limón y frambuesas que son espectaculares. Vienen cubiertas en chocolate blanco y decoradas con frambuesa que si no las has probado , uf no sabes lo que te pierdes! En Dolc donde hice pasantias después de mi master en el BCC hacíamos unas de limón con aceite de oliva que eran una delicia. Y en Francia me acuerdo ir a tiendas donde tenias Madeleines de montones de sabores. Son clásicos bizcochitos super livianos que vienen perfecto con el cafecito de la tarde.

Me acuerdo que en el master que hice en el Basque, algún profesor nos comentó que en lugar de solo usar las semillas en el interior de la vainilla podemos triturar la vaina entera y así utilizarla al 100% y tener un sabor mucho mas intenso. En Chokolat, no tengo todo el tiempo que quisiera para hacer pruebas y esta es una de las cosas que ido postergando y que apenas llegue será uno de los cambios que voy a hacer. En esta receta trituré una parte del azúcar con la vaina y luego la cerní y quedó delicioso.

Ingredientes:

  • 220 gramos de Mantequilla derretida.
  • 220 gramos de Harina
  • 7 gramos de polvo de hornear
  • 250 gramos de azúcar impalpable
  • 4 huevos
  • 1 vaina de vainilla o 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1/4 de cucharadita de sal

Preparación:

  1. En el bowl de la kitchen aid con el batidor de alambre, colocar los huevos, el azúcar y la esencia de vainilla o la vaina triturada. Mezclar hasta incorporar. Aquí a diferencia de otras recetas no quieres que monten porque después no se te formaría esa pancita tan característica de las madeleines.
  2. Agregar los ingredientes secos también hasta incorporar.
  3. Terminar con la mantequilla derretirá en forma de hilo para que la masa se vaya emulsionando.
  4. Refrigera la masa hasta el día siguiente. Esta también es una de las claves para que se forme esa pancita de la que hemos hablado. (Yo no me aguanto muchas veces… Y  lo que hago es refrigerar una hora y luego horneo por lo menos una parte para probar.)
  5. Precalentar el horno a 160 C o 325 F.
  6. Puedes enmantequillar y enharinar el molde o ponerles spray.
  7. Llevalas al horno hasta que las veas doraditas.

Puedes comerlas tal como salen del horno, espolvorearles azúcar impalpable o cubrirlas con chocolate. Si quieres puedes también perfumar la masa con ralladura de tus cítricos favoritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *